Zahara

Anuncios

Recuerdos de un agosto especial…

Es fácil recordar, el deshielo llegó en agosto, el mes de recogerme en el portal. Viajábamos deprisa, el aire en combustión, apenas me rozaste me empecé a descongelar. Hablabas de tu infancia, de tu amable vecina, salía desnuda a cerrar el balcón. Yo hablaba sin parar a un ritmo inalcanzable como Marv a Wendy me has dejado de escuchar… Se empezó a derretir la coraza y cayó y mi piel se volvió fluorescente. Durante cuánto tiempo estuve hibernando, no me interrumpiste, me estabas esperando. Me hiciste olvidar los hombres de la tierra, tenías el sabor de todos los helados. Éramos extraños en días sin lluvia, bajo las Perseidas para verlas caer…

Cuando acabó aquel letargo sin fin me quedé en agosto a vivir.

(Zahara-El Deshielo)

Lunes sin tren directo

Estar solo te lleva a buscar compañía,
con suerte encuentras unos labios
que te ofrecen subir en el bar de los deseos
donde siempre te invitan a una copa más.

Te regalan los besos a cambio de un olvido,
una promesa que tienes que cumplir.
Como siempre vuelves a huir al descubrir
que no quieres ser tu mismo todavía.

No digas más te quiero aunque no sientas,
no digas ya te necesito.
Que el tiempo y tus caricias hablen por ti,
que tus palabras vuelan con el viento.

Ojala el laberinto de su cuerpo sea tu ciudad soñada
aunque aun queda mucho para insinuar
que esta es tu última parada.

No digas más te quiero aunque no sientas,
no digas ya te necesito.
Que el tiempo y tus caricias hablen por ti,
que tus palabras vuelan…

Los sueños acaban por engañarnos
aunque sea más fácil con los pies en el cielo
Soñar, como beber, traen consigo la resaca
de un lunes sin tren donde llegara tu verdadero destino.

No digas más te quiero aunque no sientas,
no digas ya te necesito.
Que el tiempo y tus caricias hablen por ti,
que tus palabras vuelan…

No digas más te quiero aunque no sientas,
no digas ya te necesito.
Que el tiempo y tus caricias hablen por ti,
que tus palabras vuelan con el viento.

Martina

 …no tiene intermedios, conoce remedios para los destinos.
Golpea siempre dos veces las puertas que encuentra por su camino.

Martina prolonga su huída, no cree en las mentiras, no guarda rencores.
Y dentro de sus corazones hay hueco de sobra para un rato más.

Martina te enseña sus guías.
Martina te envía postales sin sello.
Martina exporta su risa.
Deja que la brisa se duerma en su pelo.

Martina es un aguacero y bajo su abrazo no existen fisuras.
Vigila bien las figuras que acechan su paso y juega a no ver.

Martina regala sonrisas se muestra de harina, sabe que es de acero.
Y baja peldaños del cielo y cogiendo tu mano te invita a subir.

Martina es un espejismo.
Martina, un abismo de lamentaciones.
Martina no tiene razones.
Martina es el sueño que evitas tener.

Martina puede ser tu musa.
Martina es la excusa para las locuras.
Y al pasar quema las dunas y deja al desierto descansar en paz.

Martina es como heroína.
Martina opina aunque no le pregunten.
Martina cumple deseos, reinventa sus credos, se esconde en su cumbre.

Martina no conoce dueño, amina sin freno, sin ley, ni rutina.
Nacida en mi pensamiento…
Martina es la parte pequeña de mí.

(Martina-Zahara)