Míranos…

Sethler o cómo una voz y una guitarra pueden llevarte de viaje sin moverte de tu sofá: