Hermética

Tan solo tres segundos
fueron necesarios
para quedarme prendado
de los gestos de tus manos.

Tú estabas tan brillante
y yo era tan cobarde,
que esconderme en cada parte
era mi modo de afrontar la situación…

Anuncios