Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven.

Y no dije nada, porque cuando llevas años aceptando que tu vida es lo que te pasa y no lo que originas… Pues lamentablemente te acabas acostumbrando.

Tengo muchos que me esperan fuera si la cosa va mal, pero nadie si la cosa va bien.

He sido testigo de tantas injusticias que he dejado de contarlas y he convivido con ellas sin inmutarme.

Yo siempre decía que todo lo que acababa en una mesita había superado el día, te había acompañado hasta la cama, hasta tu sueño, hasta tu noche y que por ello era tan valioso.

Si dominas tu cuerpo, quizá dejarás de huir.

Lo mejor de recordar es que puedes regresar cuando lo deseas, nadie te puede robar o impedir eso.

“Amar” sólo se puede conjugar en pasado.

Olvidarse de reír, un olvido imperdonable a cualquier edad. Un pecado mortal en la infancia.

Siempre he creído que en la vida hay personas que te alimentan, que te quieren y que necesitas de tal manera que cuando los pierdes nadie puede llenar ese vacío. .

Todo en la vida debería ser así. Primero caerse y luego caminar.

Perder puede ser gozoso, pues te hace entender mejor el valor de ganar.

Hay personas en este mundo, joven Dani, que te alimentan con sólo verlas. No necesitas más. Te dan energía…

Recuerdo que el hijo de una bailarina me dijo una vez que la gente tan sólo rompe a reír o a llorar, y que vale la pena hacerse añicos por esos dos sentimientos.

No puedes retornar a tus recuerdos cuando en tu presente alguien sufre.

El cuerpo es nuestro mayor enemigo y a la vez nuestro mejor aliado.

A veces, el mundo parece muy complicado, un puzle que no entiendes hasta que aparece la pieza definitiva.

Querer es siempre más valioso que que te quieran.

Lecturas

“Mucha gente prefiere dormir a vivir, aunque sepa que la realidad que está gozando es falsa”

“Mi madre decía que la edad verdadera está en el estómago y en la cabeza. Las arrugas son tan sólo fruto de las preocupaciones y de comer mal”

“Rompes a llorar o a reír. Creo que vale la pena hacerse añicos por esos sentimientos”

“Hay tantas cosas que si se pronunciaran en voz alta desvelarían secretos de una intensidad que quizás no podríamos asumir”

“Ser diferente depende tan sólo de cuántos estén en tu bando”

“No soy de enamorarme, ya os lo he dicho, nunca lo he hecho. Creo poco en el amor y bastante en el sexo”

“Soy un vampiro de emociones primarias”

“¿Quién debe morir para que el mundo se paralice por completo y desistamos de nuestras costumbres diarias? ¿Qué persona es suficientemente importante para que todo varíe de manera visceral?

“La infancia es como toneladas de tristeza mezclada con kilogramos de felicidad. La gran época bipolar de nuestra vida”

“Hay algo desolador, triste, cuando sientes que formas parte del saco de aquellos para los que su trabajo y su creación quizá no van a la par”

“Me encantan los rostros que aparecen junto a la pasión de nuestra vida”

“Ella no creía en finalizar ni discusiones, ni charlas ni espectáculos de danza. Decía que los puntos finales facilitan la vida a la gente. Los puntos aparte y los suspensivos incrementan la inteligencia”

“Nunca se sabe qué encontrará uno tras una puerta. Quizá en eso consiste la vida: en girar pomos”

“La sinceridad recompensada es uno de los placeres más gratificantes que existen en esta vida”

“Durante años ella fotografiaba a la gente saltando; creía que el baile, la danza y el salto hacían que cayese la máscara y ofrecían la imagen real de las personas”

“No quiero perderme esa imagen de verte volver a la vida cada día”

“Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo”