Chicago

Son las 00.00 y empieza el recuento de las cosas, las dudas de si te dejas algo importante sin meter en la maleta, de si el peso se excede de la cifra, y los nervios de dejar tanto detrás.

A falta de una hora y cuarto aún para que salga el bus, comenzamos a meter las cosas en el coche y vamos rumbo a la estación. Son la una de la madrugada y no se abren las puertas para pesar las maletas, la estación está cerrada. Los nervios van en aumento, pero tenemos cerca la solución, podemos ir a mi casa y hacer un intento de pesarlas en una báscula. Parece que todo va bien, tenemos tiempo aún, y las cifras salen perfectas, es hora de volver a la estación a esperar el bus.

La estación se va llenando de gente con maletas, mochilas y nervios escondidos. Se ve el autobús a lo lejos, desde el retrovisor, es el número tres, directo a tu primer destino. Se abren las puertas, pero aún no hay ganas de entrar. Nos quedamos mirando la noche cerrada, con una Luna enorme y anaranjada, como si también estuviera allí, esperando a despedirse de ti.

Ya sólo quedan un par de minutos para que el conductor arranque el motor, cierre las puertas y emprenda su rumbo. Últimas miradas en silencio, esperando con ganas la hora de la salida, pero a la vez conteniendo la nostalgia de tantos recuerdos que pasan por la mente al ver que ya ha llegado el día. Un largo abrazo de despedida y rumbo a Madrid.

Te espera una nueva etapa, grande y con muchísimos proyectos que estoy deseando compartirlos todos contigo, a pesar de la distancia, ‘kuki’ 😉

Anuncios

Para cada día…

_DSC0051-002A veces, cuando menos te lo esperas, sucede. Alguien viene con algo entre sus brazos y dice que es para ti, pero que no lo puedes abrir hasta el día siguiente. Y resulta, que segun lo vas abriendo, día a día,  ves detalles increíbles, y sientes que quieres seguir descubriéndolos aun sabiendo que cada día queda menos para que se acabe el regalo que ha llegado a tus manos.

Y lo más sorprendente de todo es que al llegar al final, ya no sientes que no hay más cosas para ver, sino que lo que has tenido durante 7 días se va a quedar contigo para siempre, guardado dentro, tan dentro que no se va a ir nunca.

G-r-a-c-i-a-s

 

 

GRACIAS

Hace ya un año que empecé con esto, y jamás pensé que llegaría a lo que ha llegado. Ni por mi parte, puesto que siempre suelo dejar estas cosas a medias, ni mucho menos por la vuestra, que colaboráis con vuestras visitas, y no son pocas…una media de casi 100 al día.

Me propuse hacer este blog, como un diario personal, en el que día a día iría poniendo lo más significativo de la jornada, pero poco a poco se ha convertido en algo que comparto con vosotros con mucha ilusión. Lo comparto con gente que conozco mucho, con gente que apenas conozco, y también con gente anónima a la que le llegan mis posts a través de la gente que, además de visitar, lo comparte a través del Facebook o el Twitter.

Por todo ello, no puedo decir mas que MUCHÍSIMAS GRACIAS, a todxs y cada uno de vosotrxs, por hacer esto mucho más importante de lo que yo esperaba.

PD: Sé que sólo unos pocos soléis ponerme comentarios, pero qué mejor día que hoy para dejaros asomar y daros las gracias de manera más cercana… 🙂

Buen viaje

Ya se que aún quedan unas horitas, pero me gusta despedirme con tiempo, y más cuando alguien se va tan lejos.. 😛

Diez meses para disfrutar de todo cada momento, qué envidia me das, y eso que aún no he visto casi nada de lo que te espera por allí… Seguro que los peques te están esperando ya con muchas ganas a que vayas a estar con ellos, enseñarles mil cosas y que les regales esa sonrisa.

Pásalo como tú sabes y no te olvides de mandarme foticos y mantenerme al día ehm -.-

 

 

11:19

Siempre hay detalles que pasan desaprecibidos, hasta que un día los vas descubriendo por ti mismo, gracias a que alguien se fijó en algo que quizás pasen por alto el resto de personas.
Y así fue, de la manera más simple y partiendo de ésta foto, como me diste el granito de arena para empezar a ver las cosas de otra manera, y lo más importante, compartirlas.
He aprendido que hasta las cosas que pueden parecer horribles tienen su lado positivo, no sé si se podrán remediar, pero saber esta verdad te hace sentir algo mejor, al menos interiormente, sabiendo lo que pasa en realidad.
No sé si el futuro será negro, gris o de mil colores, pero hoy es lunes, y espero que sea igual que el resto, que no sea diferente y que no tengamos que tacharlo del calendario con un rotulador negro para siempre.