El desempleo es una máquina para la acumulación de capital, para generar los beneficios que se producen induciendo al abaratamiento de los salarios. Un instrumento para canalizar los miedos, que lleva a los políticos a un discurso hipócrita para vender la salvación a cambio del esfuerzo del trabajador, que acaba en la misma precariedad. Un instrumento de control social para la obediencia y la resignación, añade. Trabajar en un trabajo que te vacía es ensayar la muerte.
—Marc Sempere, entrevista sobre “el taxista ful” en el año 2006