La Grieta

La misma sed, la misma pared,
el mismo folio en blanco.
Polvo en flor, el guiño del cursor,
las cartas de amor del banco.

Gas letal, carmín para cenar,
vacío en el desayuno.

Parece tan oportuno escapar.
Parece tan imposible irse sin más.

Mientras ese mundo
pide a gritos un castigo, un insulto,
una grieta, un vendaval,
un shock profundo,
pide a gritos un final.

“Aprenderás”, gritaba el compás
marcando con el puño.
Un hambre atroz, bombones de licor
acechan detrás del humo.

Parece tan oportuno escapar.
Parece tan imposible irse sin más.

Mientras ese mundo
pide a gritos un castigo, un insulto,
una grieta, un vendaval,
un shock profundo,
pide a gritos un final.

Mientras ese mundo
tiembla con un vendaval
que fue susurro,
cierra cada grieta de aquel shock profundo,
pide otra oportunidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s