Drugs

Anuncios

Cartas desde Irlanda (12)

Ya estamos encima de Semana Santa y yo por fin puedo decir que tengo vacaciones. Que bien saber que me quedan 16 días por delante de relax. Después de una semana ya estamos totalmente recuperadas del “fatídico” día de San Patricio, la semana fue algo más corta ya que el lunes no hubo que trabajar, cosa que agradecimos en el alma.

Ha sido una semana tranquila, pero con muchísimo frío y un viento horrible. Esta semana nos han robado el sol y no paran de dar alertas de nieve que a saber donde está cayendo porque aquí ni un copo, pero mejor ¿eh? Ya no quiero más nieve.

Tengo por aquí alguna anecdotilla un poco graciosa, bueno graciosa ahora, en su momento no me hizo ni gota de gracia, eso también lo digo. Entre semana, muchos días quedo con la jijonenca y vemos alguna película, para hacer algo diferente vamos… Siempre voy a su casa. El caso es que cuando me voy, digo adiós a la familia. Bueno que saben que me voy. Pero el padre es un “empanao”. Vuelvo a casa a las 23:30 y me encuentro la puerta cerrada con llave y yo, bueno tengo llave, voy a abrir. Ahá todo correcto, la llave no abría. ¿Y por que no abría la llave? Porque el señor padre dejó las suyas en la cerradura. Hacía un frío horrible, lloviznaba y el viento no ayudaba mucho la verdad. La madre con el móvil apagado y el padre ignorando mis cómicos mensajes, (por darle un toque de humor). Le mandé un mensaje: “Ey ¿sabes? Hace mucho frío fuera. La puerta está cerrada. ¿Puedes abrirme por favor?”. La media hora más larga de toda mi vida, pensaba que se me caían los dedos a trozos. Por fin me abrió y yo enfadada, obviamente. Ya es la tercera vez que ocurre. Voy a tener que dejar una nota en la cerradura y no es mala idea. En fin, ahora me río pero se pasa mal ante tanto frío, encima habíamos visto una película de miedo y ya fue lo que me faltó para coronarme.

Seguir leyendo >>