Cenicienta

No es mentira
que te hiciste enemiga
de la suerte clandestina,
mirada hundida… radiante.

Si te olvidas un instante
y miras hacia delante
y me dejas piropearte sin echarte a llorar,
sin decir que no es verdad.

Tú dices que no vales nada,
yo digo que a veces pareces un hada.
Tú dices que no me mereces,
yo digo que pareces tonta.
A veces te mereces…
medio mundo, mil canciones
y un espejo que no te engañe.
Cenicienta, princesa en potencia.

Te has metido en medio de un laberinto
rodeada de fantasmas,
mariposas que no tienen alma
y vuelan a suspiros.

Y tu sueñas con lo mismo,
al borde del precipicio.
No confías en mis halagos,
compadeces mis abrazos.

Ríe, canta, baila, posa,
siéntete preciosa.
A la mierda esas tonterías,
bienvenida a la vida.

No te engañes, solo veo menos de media sonrisa.
Para qué vas a robarte tiempo a ti misma.

Medio mundo, mil canciones y un espejo …

Un rifle en el corazón

Sin embargo estoy dispuesto a que se dilate en el tiempo
y a que se pierda mi capacidad de reacción y más,
si vienen dadas las circunstancias y no me favorece nada
la ansiedad de mil desiertos por toda mí garganta.
Esto es más de lo que puede soportar un hombre en paz.
Crea mundos subterráneos llenos de
espinas clavadas y un rifle en el corazón.

Un desacato a la conciencia maliciosa e imperfecta
que me dice que si crezco no soy más que otro deshecho
social, cómo tu, que te vas a acostar en una cama de heridas
que no duelen demasiado.
Comme ci, comme ça, ni fu ni fa. me deshice de las ganas de ver el puerto
y así cosía, y así, así, se deshizo el entuerto.
Me da rabia la vida que no conseguí alcanzar.
Me da rabia que pienses que valgo para algo más.
Espinas clavadas y un rifle en el corazón.

Cuanto más me alejo de todas las cosas que deseo
de mi pobre universo, mas me desvanezco.

Grandes despedidas

Él corría nunca le enseñaron a andar, se fue,
tras luces pálidas.
Ella huía de espejismos y horas de mar.
Aeropuertos unos vienen otros se van
igual que Alicias en ciudad .
El valor para marcharse, el miedo a llegar…

Llueve en el canal, la corriente
enseña el camino hacia el mar.
Todos duermen ya.
Dejarse llevar suena demasiado bien.
Jugar al azar, nunca saber donde puedes terminar
o empezar…
Un instante mientras los turistas se van
Un tren de madrugada consiguió trazar
la frontera entre siempre o jamas….

(Vetusta Morla-Copenhague)

A la dirección…

Me tiembla el pulso.
Puedo calmarme.
Puedo dejar de ser
si pierdo el norte.
Me cuesta hablar y silencioso.
Me quedo helado
y ya me olvido.

Si me hago daño y no cicatrizo
es porque te extraño y me vacío.
Me sabe mal lo que he comido.
Tragando tierra de este camino.

Y yo le ordeno a la dirección que pongan orden mi cajón.
Que no me exilie a la sin razón.
Palabras de un loco emperador.
Podría ser toda una ilusión
que el mundo entero baile a mi son.
Y yo le ordeno a la dirección protagonismo como un actor

Me vuelvo loco mirando al cielo
contando estrellas del firmamento.
Inmenso mar sin argumentos cierro los ojos
pido un deseo.

[···]